El Radôme

El Radôme de Pleumeur Bodou

Desde Jules Verne, la idea de realizar transmisiones mediante satélites parecía pertenecer al dominio de la ciencia ficción ... hasta la construcción del Radôme a principios de los años 60. Un regreso al futuro: entre historia y futuro

Del Radôme a la Cité des télécoms, ¡Descubre la aventura pasionante de una proeza técnica de alcance mundial!

El eslabón entre De Gaulle y Kennedy: Los Estados-Unidos de Kennedy querían conquistar el espacio, comenzando con el lanzamiento de los primeros satélites de telecomunicaciones; construyeron su radomo en el Maine, y Kennedy invitó a Europa a aceptar el desafío de captar la señal transmitida por el satélite Tesltar 2. La Francia del General De Gaulle aceptó, y gracias a la iniciativa de los habitantes de "Lannion", Pierre Marzin eligió el sitio de Pleumeur-Bodou para construir un radomo similar al de los estadounidenses. El proyecto faraónico, iniciado en 1961, fue un éxito: el 10 de julio, un cohete puso en órbita el Tesltar 2 alrededor de la Tierra y por la noche el Radôme de Pleumeur-Bodou captó la señal televisiva: fue la primera telecomunicación entre Europa y los EE. UU., ¡Y la proeza fue aclamada por toda la comunidad mundial! Francia habló en directo con los EE.UU, y la “Cancioncilla” de Yves Montand cruzó el Atlántico: así, se la oyó al principio del espectáculo de sonido y luz presentado en el "Radôme".

El Radôme de Pleumeur-Bodou se volvió famoso en el mundo y se mantuvo operativo hasta principios de los años 80.

Hoy en día, el Radôme está clasificado como Monumento Histórico; se visita a través de la Cité des télécoms que es el centro dedicado a las telecomunicaciones más grande de Europea.

Más info: El Radôme, en la Cité des Télécoms

AGENDA
manifestaciones

Ver el programa

Planifique su viaje

Descubre nuestros alojamientos